Una invitación a recorrer y conocer este lugar de las Sierras de Córdoba. Valorizar su ambiente natural, su patrimonio cultural, su gente y su historia . . . Un lugar para compartir conocimientos y vivencias!



* Las fotos aquí publicadas son de mi propiedad, indicándose crédito específico en caso contrario. Se permite la reproducción de texto, citando la fuente. Si desea usar alguna de ellas, o mayor información, agradeceré comunicarse a la dirección de contacto *



jueves, 25 de mayo de 2017

CERRO YAPEYÚ - HUERTA GRANDE

Allí, en el Faldeo Occidental del Cordón de Sierras Chicas, el CERRO YAPEYÚ, formando parte de nuestro patrimonio natural.
Cerro Yapeyú. Vista desde el Cementerio de Huerta Grande.

En un grupo de amigos, nace la idea  de su nombre.

El 25 de Mayo de 1978, un grupo de amigos, asciende al cerro, llevando la bandera argentina y dándole nombre de "YAPEYÚ", en homenaje al Bicentenario del Nacimiento del Gral. José de San Martín.
 Días después, el Departamento Ejecutivo Municipal, bajo intendencia de P. Bustillo, realiza el reconocimiento de su nombre, y los declara "Ciudadanos de honor".
Ascendiendo laderas escarpadas, pasando del monte serrano...


arbustos medianos y gramíneas...
 
Quebradas Hondas, de fuertes pendientes. Cabecera de cuencas hídricas



Vista de Huerta Grande, desde el Faldeo Occidental  hasta  el Cordón de la Cumbre de los Talas, y la pampa.
Homenaje a un constructor de pircas.
 


Alcanzando hacia la cima, los pastizales de altura.
Placa colocada el 25 de  Mayo de 2010.






















En su cima, junto a su placa, otro grupo de amigos unidos con el mismo espíritu de equipo, y la misma emoción.
 
 Jugando...
 









                     A qué jugaban...?
    Disfrutando el paisaje...
Hacia el noreste...
Hacia el sur..

Hacia el oeste...
Hacia el Cerro YAPEYÚ.


Hacia Huerta Grande y su zona urbana

A los Cerros El Cuadrado y La Banderita.

CERRO YAPEYÚ - Huerta Grande





martes, 23 de mayo de 2017

LA CAPILLA DE HUERTA GRANDE: SUS ADVOCACIONES E INFLUENCIA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

"Transcurrían las últimas décadas del siglo XIX, y los servicios de la religión católica en esta región, dependían de la Parroquia de Cosquín, Curato de Punilla. Y la capilla a la que concurrían los pobladores era la Capilla de La Cañada de Mercedes.
Con la instalación de la red ferroviaria en 1892, y playa de maniobras en Huerta Grande, se incrementa aquí la población permanente.
“El 3 de agosto de 1893, el Pbro. Juan Trifón Moyano, Cura de Punilla, hace un recordatorio a la Diócesis de Córdoba., sobre las Misiones dirigidas a los habitantes de esta zona, que quieren sean con Jesuitas y Obispos. El punto de bajada, señala,  es la Estación Huerta Grande, para ir a la Capilla de La Cañada, que está cerquita.”
Comienza el siglo XX, y alrededor de esta Estación se forma un núcleo importante de población, al cual concurren principalmente en verano, gran número de familias de distintas ciudades de la República, principalmente de las provincias de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, y Tucumán.


“El 18 de febrero de 1905, se le comunica al Obispo de Córdoba,  Zenón Bustos que, las personas de mayor significación de la localidad, 
designaron una comisión con el objeto de arbitrar fondos y llevar a la práctica la construcción de una Iglesia del Rito Católico en Huerta Grande.”

Un año después, el 12 de febrero de 1906, el Obispo Bustos solicita un informe sobre la conveniencia de construir esa iglesia. Y el  Cura de Punilla responde:  1- sobre el incremento importante de población; 2- que cuentan con media hectárea de terreno, y pueden conseguir 1 hectárea que es lo que  requiere la Diócesis; 3- no hay plano definitivo, y cuentan con materiales y fondos por valor de 1.200$ y; 4- cuentan con la contribución de todos los vecinos con buenos recursos para la obra, si la construcción de la iglesia, significa el traslado de la Capilla de La Cañada de Mercedes bajo la misma advocación a Huerta Grande. El Cura de Punilla dice que, esta capilla dista del punto indicado de veinte a treinta cuadras, es antigua, estrecha, principia a ponerse ruinosa y a quedado fuera de poblado, contando con algunos buenos ornamentos y otras cosas utilizables, y los vecinos le tienen su afecto por razones fáciles de comprender.

Habiendo cumplido con todos los requisitos exigidos, en enero de 1908, esta Comisión Pro Templo, le solicita al Obispo designe la fecha para la colocación de su piedra fundamental.
Lo cual se hace efectivo, el 16 de febrero de ese año. Para ello, se abre una calle que une la estación de ferrocarril y la loma donde se encuentra el terreno donado para la futura iglesia. Se designan distintas sub-comisiones  conformadas principalmente por residentes temporarios, que organizan todo el programa con misa de campaña y liturgia, y demás actividades, como  bazar, velada literaria musical y otras. La invitación alcanza a moradores y veraneantes de la zona, y muy especialmente a familias que se encuentren en el Edén Hotel. Es durante las temporadas de veranos siguientes,  cuando se realizan múltiples actividades en los salones del “Huerta Grande Club”, que era el club social, para recaudar fondos para su construcción, contando además en 1909-1910, con aportes del gobernador José Ortiz Herrera, y luego los del Dr. Félix Garzón.
En febrero de 1910 se realiza una única misa en toda la temporada.
También se realizaban actividades a beneficio de la capilla de La Cañada de Mercedes, para reparaciones necesarias en su construcción, organizadas por una comisión formada por Señoras residentes de Huerta Grande y de la zona que hoy corresponde a Villa Giardino.
Continúan los trabajos en el templo, y en enero  de 1914 el Dr. Agustín E. Landó realiza la donación del Altar Mayor, junto a otras donaciones menores.
El 29 de noviembre del mismo año, se funda la Conferencia de Ntra. Sra. de las Mercedes de Huerta Grande, con 17 socias activas, que realizan obras de piedad y caridad en toda su zona, y responden a los objetivos generales de las Conferencias de Señoras de Córdoba, como agrupaciones laicas.
El 1º de enero de 1916 se habilita provisoriamente una parte de la iglesia, para celebrar misa de Año Nuevo, con gran concurrencia de habitantes  y veraneantes de la zona; especialmente de La Falda y del “Valle Hotel” que además participan de todas las fiestas y bazares organizados a beneficio de su construcción. Comienzan las misas diarias, y comuniones de los niños del pueblo.
En el trasncurso del año 1916, es importante el aporte para concluir la mayor parte de las obras, de parte del Gobernador de Córdoba Dr. Eufrasio Loza, que tenía un especial interés en ella, por ser asesor de la Comunidad Mercedaria, además de activo dirigente católico perteneciente a la corriente de los católicos dentro de la Unión Cívica Radical.
1914- Donación del Altar Mayor.
1917 - Donación de la Imagen
Pero ocurre que, se instala en la voluntad de las distintas familias de pobladores y veraneantes, algunas ya con casas propias aquí, la advocación que tienen en sus lugares de residencia en distintas provincias del país: 
Nuestra Señora del Carmen

Interior de la Capilla - Década de 1920 - Altar mayor y altares
El Sr. Santiago Pinasco dona su imagen para el altar mayor, hace ya 100 años, quedando entonces, luego de la gestión en el Obispado, como la titular de esta capilla.
 “Continúan los trabajos, terminando la mayor parte de la construcción y ornamentación, se procede a la bendición de la iglesia, sus altares, vía crucis y campana el 29 de enero de 1922, fijándose dos funciones, el 2 de febrero, y el 16 de julio día de la Santísima Virgen.
A partir de allí, el Obispado y el Curato de Punilla determinan que las misiones que se realizaban culminaran con dos procesiones, una de la Virgen y San José, y otra del Santísimo Sacramento.
Por decreto del 3 de marzo de 1924, el Vicario del Obispo José Luque, desmembró del Curato de Punilla,  dos capillas, la de Huerta Grande y la de “La Cañada”, cada una con su advocación, anexándolas al Curato de La Cumbre, creado por el mismo decreto. La Parroquia de Cosquín cede estas capillas que eran las mejores de Punilla en cuanto a entradas, con el territorio que abarca una línea recta trazada entre Huerta Grande y La Falda, y que corta de este a oeste todo el curato. Creyendo no conveniente ceder el pueblo de La Falda por ser el que concurre a la Capilla San Antonio, pues de ser entregado, dicha capilla quedaría sin población.”
Vista de la Capilla, sin torre.

Vista de Huerta Grande y la Capilla con torre - Década de 1930
En estas referencias se observa cómo la acción de la fe católica de los moradores de esta zona, y el papel que ejercieron  autoridades desde el Obispado y el gobierno de Córdoba, fueron determinantes en la construcción  y la función a cumplir de La Capilla de Huerta Grande a principios del siglo XX.
Antigua Postal de Huerta Grande
Capilla de Huerta Grande - Década de 1940
Como dato anexo, se encuentran publicaciones en que se la menciona como Parroquia de Ntra. Sra. Del Carmelo, esto es, a partir de ser erigida como tal el 25 de febrero de 1957 desmembrada de laParroquias de La Falda y de La Cumbre, cediendo esta última, las dos capillas, la de La Cañada de Mercedes y la de Huerta Grande.-

 
Parroquia Ntra. Sra. del Carmen - 2016.
En el siguiente video, se acompañan algunas imágenes de estas referencias que formaron a la capilla, y luego a la Parroquia de Huerta Grande, escuchando los sonidos musicales que ejecutaron como tema principal en la velada por la colocación de su piedra fundamental en el año 1908.".-


* Corresponde a la Exposición, en el 2º Encuentro por la Historia de Punilla, realizado el 22 de Abril de 2017, en la Biblioteca Sarmiento, de la Ciudad de La Falda, organizado por la Junta Municipal de Historia de la Falda.-


lunes, 31 de octubre de 2016

DÍA DE LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA ARGENTINA



31 de OCTUBRE:  "DÍA DE LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA ARGENTINA" 
Dedicado especialmente a:
*  La reflexión sobre los problemas ambientales de nuestro país: como deforestación, invasores biológicos de flora y fauna, contaminación y derroche de agua, incendios, desertificación, acumulación de residuos, incremento del uso de plaguicidas, amenazas para la fauna, expansión de las fronteras urbanas.
* Propiciar la toma de conciencia sobre el cuidado de la naturaleza, y de nuestros recursos naturales renovables y no renovables.
Se designa este día en conmemoración del nacimiento de JUAN CARLOS CHEBEZ (1962-2011), naturalista, conservacionista, defensor de las áreas naturales protegidas y de las especies en peligro de la fauna argentina. Dentro de su labor, escribió libros, artículos científicos, poesía y canciones para el folklore, en relación a la fauna y los ambientes naturales de Argentina.
De su cancionero y otros escritos, se destacan aquí algunos fragmentos, y la naturaleza...
NUESTRO LUGAR.






"Como el hornero cantando,
haré mis muros ligero,
la tempestad no me asusta,
mañana hay barro de nuevo."
"A la sombra de unos sauces, me puse un día a pensar...
que parecida que es mi vida, con el río que va al mar.
Él nació allá en la montaña, puro brillo y pedregal...

y saltando en las quebradas, de golpe aprendió a cantar.



                  Así recuerdo mi infancia, 
                 llena de sol, de bondad, 
                 transparente y cristalina,
                 como el río al comenzar..."
"Y aquí estoy junto al río y empieza a amanecer,
 
Y al descubrir los cantos ya me vuelvo a encender
Se escucha la torcaza con su arrullo sentido

la gran paloma turca con su do sostenido.
Grita algún benteveo su nombre en alguna rama

Me grita en la ventana la fiel ratona amiga, la misma  que a tu lado de tanto en tanto anida.
El chingolo repica su "sijasí"

                                       





                              Gorjeo de zorzales 

                             se escuchan por ahí...







Y cantan las calandrias sus trinos mas galantes,

y sus colas paradas se ven por todas partes..."
                                                       
                                                          "YO PLANTARÉ MI ÁRBOL"
"Aunque el hacha derrumbe todo el monte,




y quemen la guarida de los pájaros...
Yo plantaré mi árbol.

Aunque eliminen todos los baldíos, y a cada yuyo logren arrancarlo,
y suba el humo y se me tape el cielo...

Yo plantaré mi árbol.
Aunque se olviden el camino al campo. . .

Yo plantaré mi árbol.
Aunque no entiendan nunca la poesía,
y al canto criollo crean anticuado,

Y no comprendan la tristeza india, Yo plantaré mi árbol.

Aunque me sienta solo, abandonado,
yo seguiré plantando cada árbol
y floreciendo en versos y canciones, para que mi hijo crezca convencido

que hay un futuro alegre...





iluminado...


                     Un futuro verde y positivo

con miles de árboles creciendo en el camino."


Fuente:
Gasparri Bárbara. Juan Carlos Chebez, el mayor difusor y protector de la naturaleza argentina. Fundación de Historia Natural Félix deAzara. Buenos Aires.Argentina. 2016. N. 91-105-112-43.-
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...